Trabajando en una Farm

Y cumplí uno de los desafíos que tenía en Australia que era el de trabajar en una Farm como temporera. Y debo ser honesta, es durísimo (al menos al principio), pero es algo que sé que en Chile no iba a hacer nunca, y eso lo hace una experiencia interesante de contar.
 
Pero antes de seguir con eso debo hacer una introducción de como llegué a trabajar a Stanthorpe, un lugar a 300 km aprox de Gold Coast/Brisbane.

 
Desde Sydney con el auto colapsado de cosas
 

Introducción al viaje

Luego de trabajar en la Roadhouse (ver entrada acá si no lo has leído), no tenía muy claro cuál seria el próximo trabajo. Siempre tuve la «idea» de experimentar y trabajar en una «Farm» que es lo que muchos se vienen a hacer acá, pero no tenía claro que tan fácil era conseguir pega, dónde hacerlo, etc, etc. Venía de un largo viaje por Uluru – Adelaide – Melbourne – Sydney – Byron Bay … e íbamos camino a Cairns (ya que se aprobó la posibilidad de sacar el 2do año de visa trabajando en Hospitality o Farm sobre la línea de Capricornio) cuando nos dimos cuenta que nos quedaban más de 20 horas de manejo, las lucas iban en depresión máxima y el calor que ya se sentía era agobiante por lo que no sabíamos si soportaríamos todo lo que se venía.. Pasamos a Gold Coast al depto de unas amigas, cuando una de ellas comenta que tenía un amigo que había trabajado en un lugar llamado Stanthorpe donde ganaba muchas lucas, pero que lamentablemente había dejado el trabajo porque se había desgarrado un tendón… Algo me decía que el trabajo no sería muy amigable.. pero el signo peso se nos metió en los ojos por lo que comenzamos a averiguar del lugar.
 

Hacia un lugar desconocido

La decisión fue rápida y al día siguiente ya íbamos camino a este incógnito lugar. No podía ser todo tan fácil si ya a las 2 horas de manejo vimos que nos dirijiamos a una nube negra con forma de huracán. Comenzó una tormenta más o menos, tanto que los autos comenzaron a detenerse en el camino. Tuve un dejavú de mi manejada hacia la Roadhouse, pero menos mal ahora no estaba sola.. los 4 tuvimos miedo. Comenzaron los truenos y relámpagos que iluminaban todo el campo de visión. Logramos detenernos también. Mi amiga que manejaba comenzó con una crisis de pánico por lo que mi otro amigo tuvo que continuar la conducción…
Así  no más nos recibía este lugar llamado Stanthorpe!
 
 
 

Buscando trabajo de temporeros

Aquí en este pueblo lo común es llegar a una hostal/caravan donde ellos te ayudan a encontrar trabajo. Llegamos a un primer backpacker que habíamos encontrado por Facebook donde toda la gente se veía muy amigable. Todos nos saludaban como pajaritos nuevos. Esperamos al dueño para saber si tenia trabajos disponibles y nos dijo que no. Luego se contradijo y dijo que sí tenia algo pero que era un trabajo horrible pues eran como 15 horas trabajando bajo todo sol con la espalda echa mierda. El mismo decía q no lo recomendaba para nada, q la unica forma de lograrlo era tener poder mental. Nunca olvidare su «its a really really really really really really really hard work»….Yo inmediatamente dije q no me interesaba pues no quería matarme la espalda (ya sufro de dolores de espalda). 15 hrs, 7 dias a la semana me parecía de locos! No sé cómo mis amigas incluso la pensaron…
 

Primera noche en Stanthorpe

Pero bueno, finalmente esa noche terminamos durmiendo en un motel q era un poco mas económico que el backpacker y nos sirvió para organizar lo que se venía. Al día siguiente fuimos muy temprano a la Harvest Office que es donde todo el mundo nos dijo que teníamos que ir para conseguir trabajo en Farms. Ellos te hacen una inscripción y pasas a ser parte de la fuerza de trabajo disponible para las granjas. Nunca recibí un llamado de acá. Lo positivo es que aquí nos recomendaron otro lugar para dormir que no habíamos visto en nuestra búsqueda por Google: Blue Topaz Caravan Park
 

Encontramos alojamiento

Nos fuimos para allá y nos recibió una mujer muy amable y sonriente que me hizo sentirme en casa inmediatamente. La gracia de este lugar es que al quedarte a dormir acá ellos te ayudan a conseguir trabajo. Tienen contacto con muchos granjeros que cada cierto tiempo los llaman pidiendo backpackers para trabajar. Aquí habían 2 opciones de alojamiento: dormir en carpa ($81aud a la semana) o dormir en caravan ($150aud a la semana). Ni mi carpa ni mi colchoneta eran de la mejor calidad y siempre quise dormir en una casa rodante por lo que elegí esa opción junto a uno de mis amigos. Mis otras 2 amigas tomaron la opción económica (y salvaje jeje). Nos dejaron en una lista de espera para conseguir trabajo. Nos dijeron que tener auto era un plus pues a veces llaman a mitad del día, pero ellos también ofrecían traslado, solo que no muy económico ($6aud por traslado. Es decir $12aud diarios). Es una opción que te salva si no tienes vehículo, pero lo que hace la mayoría es hablar con los otros backpackers y ver si te puedes sumar a su auto. Yo por ejemplo, cobraba $2aud ida y vuelta a las personas que se sumaron después.
Pero bueno, esa noche nos fuimos al pueblo a comprar comida y bebestibles, volvimos y a dormirrrr. Estábamos raja!
 
 
 
 
 

Tenemos trabajo!

Al día siguiente una de mis amigas golpeaba la puerta de la caravan a las 6:30am diciendo que de la recepción nos habían llamado. Teníamos trabajo en una granja de pimentones. Menos de 24 horas y ya teniamos trabajo. Perfecto! Nos levantamos rápido y nos fuimos en auto a la famosa farm. Como suele pasar, el GPS nos engañó y llegamos a un lugar, pero no habia nadie. De repente, desde lejos apareció un tipo en un tractor que nos hacía señas con las manos. Tal reencuentro de película, un musculin bronceado corría por las praderas a encontrarse con mi amiga corriendo por el otro lado. Fue un momento romántico e inolvidable. Como pajaritas nuevas de temporera, no entendíamos nada. Pero bueno, el tema es que el GPS nos habia mandado a la granja equivocada. Teníamos que avanzar más.
 
 
 

Llegamos al lugar del trabajo

Cuando llegamos (alrededor de las 8am) ya había gente trabajando, pues el trabajo comenzaba a las 5am. El horario normal era de 5am a 1pm de Sábado a Jueves. Algunas personas no habían aparecido ese día y por eso pidieron más gente. Nos pasaron un balde a cada una y nos enseñaron lo que teníamos que hacer. A simple vista parecía fácil. Cada una estaba en una fila cosechando pimentones. Habia un porte minimo que sacar, debíamos sacar los malos también y botarlos al suelo y no sacar los que estaban de color café (Los pimentones verdes se transforman en rojo con el tiempo, por lo que si estan café están en periodo de transición). Cada vez que se llenaba el balde alguien gritaba «bucket» y nos formabamos en fila para pasar los baldes uno por uno y echarlos en las cajas del tractor. Esa era la parte que más me cargaba, pues cuando los baldes estaban llenos eran pesados y yo no tenia mucha fuerza. Y así era todo el día. Este primer periodo estuvo fuerte. No parábamos en las primeras 5 horas, tenías que encorvarte para sacar los pimentones de la parte baja de las matas, y cuando salía el sol tus fuerzas bajaban considerablemente. Solo teniamos 15 min de break, minutos que eran considerablemente muy valiosos.
El Team Chileno del Principio. Los únicos latinos del lugar en ese entonces.
 
 

Primeros 2 días trabajando

Los primeros 2 dias me quería morir. Casi no podia caminar del dolor de piernas y espalda. Mis manos se descascaraban también por la humedad de los guantes. Me quise rendir rapido y dije que me iba a quedar 1 semana. Mis amigas me intentaban convencer a durar más. Dije que intentaria hacerlo 2 semanas. Necesitaba el dinero la verdad. Aquí teníamos 48 horas de trabajo aseguradas donde ganábamos 22.13aud por hora (que quedaban en 18,81 aud restando las taxes). Esto nos permitía ahorrar entre 600 y 650aud  semanales dependiendo donde dormías y tus gastos extras. Nada de mal.
 
 

Poco a poco la cosa comenzó a mejorar.

Ya no sentia tanto dolor. El sol era lo que más me mataba. Comenzaron a renovarse las personas que trabajaban con nosotras y nos cambiaron a otra granja con el hermano del primer granjero. La cosa se puso muuuuuy «pajera». Llegó un grupo gigante de franceses que solo se dedicaban a jugar con los «capsicum» (pimentones). Cada vez que el granjero se iba se ponían a tirarlos de un lado para otro. También se sentaban a fumar y todo se puso muy lento. Me daba un poco de rabia lo inconciente que eran. Como nos pagaban por hora no estaban ni ahí con hacer bien el trabajo. Está bien jugar un poco, pero ellos se iban al chancho. Era tanto lo que se notaba que una vez otro backpacker de otro país los encaró diciéndoles «Come on! Trabajen, somos unos pocos los que estamos trabajando y a ustedes les pagan lo mismo que a nosotros». Me encantó ese momento. Igual no cambiaron. Y la flojera se comenzaba a pegar. Daba rabia trabajar por ellos asi que también nos pusimos más lentas.
 

Y mis amigos se empezaron a ir…

A las 2 semanas, de los 4 que éramos quedamos solo 2 perritos. Uno se fue a Melbourne y otra se fue a trabajar al norte para sacar el segundo año de visa. «Montse», mi otra amiga, me convenció de resistir más tiempo trabajando y lo logró. Las 2 semanas se convirtieron en 1 mes. Si no fuera por lo mucho que me hace reir esta mujer no sé si lo hubiese logrado. Igual estaba chata de levantarme todos los días a las 4:20am, de la cantidad infinita de picaduras que tenía en el cuerpo y del dolor de espalda que aparecía de vez en cuando, pero ya no era todo TAN terribleComenzamos a hacer paseos para cambiar el paisaje, y ya conocíamos más gente en el lugar lo cual lo hacía mas entrete. 
 

Panoramas durante el día

Durante el día hacía mucho calor y cómo terminábamos de trabajar a la 1pm había que buscar ALGO que hacer. Supimos que había una piscina natural y unas cascadas como a 1 hora del lugar donde dormíamos al cual fuimos un par de veces. Gold Coast y Byron Bay estaban a 3 horas, por lo que cuando teníamos más días libres de lo normal (ya que a veces las fábricas en Sydney cerraban, o habían muchos pimentones que empaquetar) también hicimos unos escapes para allá. La monotonía aburre y éstas salidas ayudaban a olvidarla. Cada paisaje distinto eran nuevas energías para levantarse a las 5am… Ya nos sentíamos en casa, pero era momento de dejarla.
 
En una de las escapadas a Byron
Celebrando mi Cumple en Gold Coast
Un paseo express a Nimbin, cuando veníamos de vuelta de Byron
En la piscina natural con las chicas
 

Y vuelta a la civilización

Estaba ansiosa por volver a la civilizacion. 1 mes y 5 días fueron suficiente en Stanthorpe. Otra experiencia más en la cápsula del tiempo en Australia. Otro logro desbloqueado. Ahora se viene el desafío de buscar un nuevo trabajo en la ciudad que me recibio: Gold Coast. Quedan pocos meses de esta gran experiencia. Vamos a disfrutarlos hasta el final !
 
PD. Como lo he dicho, soy coleccionista de atardeceres y del cielo, y aquí también pude ver unas postales geniales:

Desde el caravan de noche. Sacada con GOPRO con 15seg de exposición
Volviendo de uno de los paseos nos topamos con esta hermosura


Resumen en video

 
 

¿Trabajarías en una Farm? ¿o quizás ya lo hiciste?
Cuéntame tus historias!

Los invito a seguirme en mis redes sociales!
Y si tiene preguntas de cualquier tipo, pregunte sin miedo!T

OTRAS ENTRADAS QUE TE PODRÍAN INTERESAR

Si te gustó el post, compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

shares