Trabajar en una Roadhouse en Australia: mi primera semana – Parte 1

Trabajar en una Roadhouse es algo que nunca pensé. Lo leí alguna vez por ahí  y llamó mi atención, pero también me daba un poco de miedo la soledad del lugar. Mágicamente y sin buscarlo apareció la oportunidad a mi vida, y la tomé. Y ahora les cuento mi experiencia.
 

¿Qué es una Roadhouse?

Ya cumplí una semana trabajando en “el viejo oeste” por lo que ya puedo contar un poco mi experiencia de lo que ha sido trabajar en una Roadhouse en el real Outback Australiano.

Pero primero muchos se preguntarán ¿qué es una Roadhouse? Yo también lo hice la primera vez.

¿Han pasado por esos pueblos fantasmas con pocas casas donde en el camino encuentras una pequeña bencinera donde tb venden café y otras cosas? Bueno, aquí me encuentro en una de esas. Estoy exactamente en Marree, un pueblito de South Australia a 7,5hrs en auto desde Adelaide.

TRABAJAR EN UNA ROADHOUSE 1

 

¿Cómo encontré este trabajo?

Antes que todo contaré cómo encontré este trabajo.

La verdad es que nunca pensé trabajar en una Roadhouse. Estaba en Melbourne trabajando de dishwasher y delivery driver en un Restaurant, ya media lateada porque me dolía mucho la espalda de estar lavando platos los 7 días de la semana, cuando una chilena posteó en el grupo de Facebook Work and Holiday Chile que necesitaba a una mujer para que la reemplazaran lo más pronto posible. 

Le escribí un inbox solo por curiosidad, sin intenciones reales de irme para allá, y ella me empezó a escribir mucho. Estaba desesperada por encontrar a alguien porque la otra niña que estaba con ella se iba en unos días y no quería dejar el negocio solo sin antes enseñar las cosas a alguien (ella llevaba casi 6 meses aquí y le tenía cariño al dueño. No quería dejarlo botado).

Un trabajo ideal para AHORRAR

Llevaban semanas buscando una persona pero nadie parecía aceptar por ser un lugar tan alejado. Por mi parte, yo no estaba ahorrando nada en Melbourne pues no estaba trabajando tantas horas y el gasto de vida igual era alto. Ella me dijo que acá me darían alojamiento + comidas + $500 aud semanales (luego supe que serían 600 aud por lo que me puse más feliz) los cuales podías ahorrar todos a menos que quisieras comprar alguna cosa extra (chocolate, un paquete de papas fritas o de cerveza, etc ) , que finalmente no pasa de los 50aud semanales. Se me abrieron los ojos y la esperanza aumentó. 

Me estaba quedando muy poca plata para sobrevivir y necesitaba empezar a ahorrar. Busqué el pueblito en Google y noté que era a 16 hrs en auto desde Melbourne. No es tan lejos, pensé. Me había comprado un auto hace 3 semanas por lo que podía partir en unos días (necesitaba unos días para avisar en mi trabajo que dejaría de hacerlo) y hacer unos stop entre medio pues era un largo viaje y nunca había manejado sola por tantas horas, más en un país desconocido. 

Como pocas veces lo hago, no quise “sobre pensar” (porque quizás después me iba a arrepentir) y le dije que ya, que aceptaba y que en una semana más podía estar allá. Me dijo que ya que bacán. Eliminó el mensaje en Facebook para que no le siguieran hablando y me dijo que el trabajo ya era mío. Así de rápido, así de corta. Desde ahí empezamos a hablar todos los días lo cual calmaba un poco mi ansiedad (sufro de ella) de irme a lo desconocido y me orientó en la vía a llegar al lugar.


Cambio de Planes

Me había venido a Australia con una amiga del colegio, con la cual estábamos durmiendo hasta en la misma cama, pues en 3 de las 4 casas que habíamos arrendado, tenían cama matrimonial. Nos daba lo mismo eso. El tema es que había llegado el momento de separarnos y comenzar a vivir en Australia solas. Habíamos vivido 2 meses en Gold Coast  (estudiando inglés) y 2 meses en Melbourne y yo ya notaba que ella estaba media chata en Melbourne y que extrañaba la otra ciudad. 

A mí Melbourne me gustaba, y si no hubiese sido por este trabajo en medio de la nada, hubiese seguido ahí buscando otra pega con más horas. Pero la vida en Australia te hace tomar decisiones rápidas, decisiones impensadas. Acepté este trabajo y mi amiga compró un pasaje para volver a Gold Coast. Quizás era el empujón que a ella le faltaba para hacerlo. En Gold Coast habíamos conocido a varias personas por lo que ella no estaría sola al menos. 

Por mi parte, venía una aventura nueva a mi vida lo cual me tenía ansiosa-nerviosa pero feliz al mismo tiempo pues veía que me estaba desafiando a mí misma. A pesar de lo vergonzosa que soy en muchas ocasiones (aunque no lo crean, soy tímida, mucho menos que las asiáticas, pero lo soy jaja), siempre me ha gustado vivir nuevas experiencias. Me aburre la monotonía. Llevo muy orgullosa a un Acuario dentro (sí creo en mi signo zodiacal, me representa totalmente). Y esto era algo MUY nuevo. 

Una página para encontrar compañeros de viaje

Bueno, pero siguiendo con el viaje… De Melbourne a Adelaide normalmente son 8 horas en auto, pero como fui parando lo hice en 10 horas. Busqué acompañantes por varios días por grupos de Facebook y otras páginas, y cuando ya estaba perdiendo las esperanzas de encontrar a alguien, solo un par de días antes de partir encontré a un Chinito a través de una página llamada “coseats.com” (donde personas buscan y ofrecer sumar a alguien en el auto) que quería ir a Adelaide y que muy agradecido se fue conmigo. 
 
Mi idea, además de no irme sola, era que también me ayudaran a manejar y a compartir gastos de Petróleo. Él no manejaba, así que solo lo hice yo, pero al menos me hizo compañía por unas horas (tb me fui escuchando música en chino varias horas jaja). Me quedé esa noche en Adelaide en una pieza por (app de la cual ya he hablado, pero puedes ver mi post sobre mis experiencias ). Esa noche me junté con una Koreana que había conocido 2 días antes en un Tour que hice por el Great Ocean Road. Justo ella se iba a Adelaide pues tenía un concierto que hacer, así que le pedí su número para estar en contacto y así compartir con alguien en Adelaide. Esa noche nos juntamos, comimos y fuimos al casino.
 

Una tormenta en mi camino

Al día siguiente partí temprano a Port Augusta, a 3 horas desde Adelaide. Llegar a Marree eran 8 horas más según Google Maps, y no sabía que tan bueno iba a ser el camino, pues no era carretera como la que fue de Melbourne a Adelaide. Todo iba perfecto hasta que se puso a llover. Y luego a nevar. Nunca había sentido tanto miedo manejando. No se veía absolutamente NADA! Sabía que tenía camiones adelante y atrás lo cual me ponía más nerviosa, y para más remate la “nevazón” no era una simple nevazón. Lo que caía sonaban como rocas al parabrisas. Pensé que se me iba a quebrar. No sabía si parar, si seguir manejando, o qué hacer.
 
Seguí manejando. No sé cuánto tiempo fue, yo creo que solo 5 minutos, pero fueron los 5 minutos más escalofriantes que he tenido en este viaje. Afortunadamente apareció de la nada una bomba de bencina donde decidí parar bajo techo un rato y esperar que bajara el nivel de la nevazón y de la lluvia. Menos mal aún tenía señal de celular y pude desahogarme con la chilena que me estaba esperando en el pueblo. Ahí noté que el pueblo por el que había pasado recién se llamaba SNOWTOWN. ¿Pueden creerlo? De película! Y bueno luego me enteré que hay una película con ese nombre pues en ese pueblo hubo una serie de asesinatos en los años 90..nada que ver con la nevazón, pero bueno.
 
TRABAJAR EN UNA ROADHOUSE 2

 

Todo el pueblo cerrado por la tormenta

Llegué sana y salva a Port Augusta, mi segunda parada desde Melbourne, cuando me di cuenta que habían muchos lugares cerrados porque  “no había energía”. Qué chucha! No encontraba lugar donde quedarme. Me paseé como 2 horas hasta que encontré un lugar. $ AUD $116 costaba la gracia de dormir ahí solo unas horas, pero nada que hacer. Prefería pagar eso a que quedarme en la nada. Además después de pasar por manso susto, solo necesitaba tirarme en una cama.
 
Luego por las noticias de Internet supe que había pasado por una de las peores tormentas en 50 años en Australia, y pasé justo por el epicentro a la peor hora. Ahora entendía todo. Eso hizo que se cortara la energía en todo South Australia. Finalmente me tuve que quedar 2 noches ahí. El corte de energía hizo que las bombas de bencina no funcionaran. Y me quedaban 5 horas de manejo hasta Marree. Tenía medio estanque pero no me quise arriesgar. Las 5 horas que me quedaban eran sin señal de celular. Ni ahí con quedarme en el medio de la nada botada..
 

Y volví a las pistas

Partí al día siguiente bien tempranito. El día estaba perfecto. El viento había bajado en gran cantidad (el día anterior eran como 60km/hr). El camino era bonito (a pesar de la gran cantidad de canguros muertos que se ven en el borde) y solo la última hr fue un camino de piedras, pero tampoco tan terrible.. Hasta que por fin vi el cartel de Marree… Había llegado!! Cuando había buscado el pueblito en Google solo vi un camino desértico con unas pocas casas. Tampoco sabía que tan chico sería el lugar de trabajo, no le tenía mucha fé en realidad.
 

Llegué a un lugar de película

La verdad es que el lugar no era tan chico como imaginé, y cuando llegué me sentí inmediatamente en una de esas típicas películas del Oeste por lo que creí que esta iba a ser una muy buena experiencia. Antes de aceptar el trabajo tenía miedo de la soledad y de aburrirme mucho aquí, pues el pueblito es chico, pero en esta semana que ha pasado me he dado cuenta que el trabajo no es aburrido. Todos los días pasa gente distinta, ya sea todos los personajes del pueblo (hay varios!), de las “estaciones” cercanas (son como casas aisladas que hay cerca del pueblo) y de los turistas que pasan por esta vía día a día.

Mi otro pequeño «pero» al decidir venir era el Inglés. Y si bien ha sido difícil pues si ya el inglés australiano es difícil, el inglés country australiano es aun peor. Pero debo preguntar varias veces what? sorry? i couldnt understand, y ya está! O me dan sinónimos o se aburren de explicarme, no es nada tan terrible =)
 
El dueño de la Roadhouse se llama Lyall y es un señor de 67 años que ha ido construyendo esto con mucho esfuerzo ya que se quedó solo desde muy chico y ha aprendido prácticamente todo solo. Hace pan, pasteles, café y variadas comidas. Y además de administrar la Roadhouse tiene un “Motel-Hotel” a unas cuadras con varias casitas con piezas de distintos tamaños. Es un personaje digno de admirar.
 

¿Pero en qué consiste trabajar en una Roadhouse?

El trabajo son 7 horas diarias, 6 días a la semana y hago hartas cosas lo cual lo hace más entrete. Aquí enumero algunas de éstas:
 

Autorizar petróleo

Encargarme de autorizar el petróleo y bencina cuando alguien quiere cargar el auto (solo debo apretar un botón, las personas echan el combustible y luego entran a pagar).

Ser cajera

Estar en la caja y recibir el dinero de la gente.

Ordenar góndolas

Fijarme que las góndolas tengan los productos ordenados y a la vista, y estar rellenándolos constantemente para que no falte nada. Lo mismo en los freezer.

Hacer Hielo

Llenar bolsas con hielo (afuera hay una máquina que hace hielos y hay que dejar varias bolsas listas en los freezer de adentro). Esto me encantaba  hacer hasta que un día me encontré con una araña GIGANTE en el freezer. =/

Hacer café

Si bien solo había hecho un curso de 1 hr de barista en Melbourne me sirvió bastante para saber lo básico. Lo demás me lo enseñaron aquí y lo he ganado con la práctica haciéndome cafés para mí, y ahora también hago a los clientes. No sé si quedan ricos o no, pero los toman jaja.

Hacer comidas

Eso aun no lo hago, pero hacen sandwich, papas fritas, pescado, y cosas fritas.

Recibir y entregar correo

Hay una central de Post Office dentro de la Roadhouse donde los días Martes y Viernes se recibe correo para la gente del pueblo y de las estaciones cercanas. Lo difícil acá es entender los nombres, pero la gente es paciente jaja.

Dar y recibir dinero

Cumpliendo funciones de Banco. Sí, porque tb tienen un equipo que permite que la gente pueda sacar dinero de su cuenta y depositar. Se hace con un computador diferente.

Limpiar la Roadhouse

Mantener el lugar limpio, ya sea baños, cocina, o partes de la tienda.

También hay algunas horas que debo ir al Motel-Hotel a limpiar las piezas que hayan sido ocupadas.
 

Últimas sensaciones

Y eso! La verdad es que llevo solo 1 semana pero ha sido una gran experiencia. Mi idea es quedarme 10 semanas para ahorrar lo suficiente para recorrer un poco antes de encontrar el siguiente trabajo. Lo único que me tiene un poco chata, más que lo solo del lugar, es el calor (hoy hicieron 37 grados) y los mosquitos que me están comiendo!! Ya tengo unas 30 picadas. Pero debo resistir! Ahorraré buena plata y me llevaré una gran experiencia por delante.
 
Atrévanse a viajar solas/os , a tomar desafíos en este viaje, y si tienen la oportunidad de trabajar en una Roadhouse, háganlo ! Aunque sea un par de semanas. Vivan la experiencia por ustedes mismos y ganen historias que contar a sus nietos.
Y cualquier duda me escriben!
 
Si quieren ver la segunda parte de esta experiencia y la final donde incluye un video de todo esto, ve las «otras entradas que te podrían interesar» y continúa esta historia.
 
 

¿Y tú? ¿Te gustaría trabajar en una Roadhouse?
Cuéntame!

Los invito a seguirme en mis redes sociales!
Y si tiene preguntas de cualquier tipo, pregunte sin miedo!

OTRAS ENTRADAS QUE TE PODRÍAN INTERESAR

Si te gustó el post, compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

shares