Roadhouse en Australia, segunda parte trabajando en el Outback

Hoy se cumplen 5 semanas desde que me vine a trabajar a la Roadhouse en Australia, ¿y les cuento algo? Confieso que estoy chata. Sí, estoy chata. 
 
Los días comenzaron a hacerse monótonos. El calor aumentó considerablemente. Con eso, las moscas y malditos mosquitos, también. Estoy llena de picadas por todo el cuerpo. Ya vimos una serpiente, y sabemos que con el calor vienen más. Hemos sacado 4 ratones de la casa y matado bastantes arañas. El dueño se puso medio mañoso y a veces grita por nada (aunque al menos se le pasa rápido) y ya no pasa tanta gente como la primera semana. La mayor cantidad de clientes son los aborígenes y personas que viven en este pueblo…
 
¿Pero les cuento otra cosa? No me arrepiento para NADA de haber decidido venir para acá =)
 
roadhouse en australia

Antes que todo, si no han visto mi primera entrada de «Trabajar en una Roadhouse: mi primera semana», VÉALA AQUÍ.

Roadhouse en Australia: Personajes del Outback

La experiencia de trabajar en un lugar así es increíble. Y sin duda, hay muchos «curiosos» personajes en este pueblo dignos de nombrar. 

Está la vieja «alolada» que cree que todos los hombres están detrás de ella. Está el viejo que va todos los días a pedir «one paquet of escort blue» (un paquete de cigarrillos) con una cara y tono de pitufo gruñón brigido y que todos odian . Está la enfermera que cuando se cura se mete con cualquier cowboy (o turista) del sector solo para llamar la atención. Está la señora pasada a alcohol que todos los días va a comprar 1 o 2 botellas más para seguir tomando. Está el joven con cara de destruído que vive en las afueras y que viene cada ciertas semanas y te invita un trago (y a tu compañera también jaja) pero es lo único que lograste entenderle (Después de decirle 2 veces «what?») porque habla peor que campesino mascando chicle. 

Está la vieja que habla hasta por los codos y que te dice cómo hacer las cosas. Está el grupo que se conoce como las «rateras» (ladronas) que van a comprar un par de cosas, pero salen con varias más en los bolsillos (yo nunca lo he comprobado, pero eso dicen las malas lenguas). Está la viejita que va a comprar día por medio y que por solo ser viejita es querible. Y están todos los demás que te sonríen y te piden el correo todos los Martes y Viernes que son los días que llega el correo acá y tú tienes que adivinar cuál de todos los cubículos es el suyo (porque también somos una oficina postal jaja)…Eso solo por nombrar a algunos.

 

Y los turistas son lo máximo!

Es que cómo dejar de lado a los turistas que pasan cada cierto tiempo. Son los que más te conversan porque notan que tu acento no es Australiano, y menos del Outback. «Where are you from? (Es la típica pregunta), seguida por un «Y que haces aquí en esta Roadhouse en Australia? Cómo llegaste a este pueblo!?» Con tono de sorpresa y admiración a la vez. Siempre contesto lo mismo. Cuento que encontré el trabajo por Facebook, que es una experiencia distinta y es muy bueno para juntar dinero porque prácticamente no tengo gastos. 

Los turistas son los más amables, sin duda. Curioso es que varios me han preguntado si soy de Francia. No sé si será por lo pálida o porque mi acento es parecido jaja, pero siempre se sorprenden cuando digo «Im from Chili»…. CHILIIII???? ahahaha, me encanta eso

Uno de los turistas que más me ha sorprendido es al que apodamos «lipsy guy», y es que el primer día que llegó pidió una crema para el sol, y no encontró nada mejor que comprar una crema de zinc de color rojo y se la esparció por toda la boca y nariz que parecía payaso jaja. Pero bueno, este turista era un viejito de nada menos que 76 años y que andaba viajando en bicicleta…en bicicleta !!! recorriendo el outback!!! 76 años!!! Increíble. Digno de admirar. Estuvo como 3 días por acá antes de seguir su rumbo. Ya llevaba como 600 kilómetros desde Adelaide, y le quedaban bastante más. El mejor ejemplo para decir que «el que quiere, puede».

 

Vivir en comunidad en la Roadhouse

Por otro lado, vivir aquí, en Marree, te hace aprender a vivir en comunidad. «Pueblo chico, infierno grande» dice una canción de Ataque 77. Y es verdad. Acá todos se conocen. Todo se sabe. Los pelambres vuelan rápido. Ufff. 

Pero además, se hacen muchas actividades. Los viernes por ejemplo son los días de dardo. Jaja, sí, vamos al «pub» a jugar dardos. Ponemos 2 dólares, y el que gana se lleva todo el monto. La última vez quedé 4ta (entre cómo 20)…Nada mal! Este juego es pura suerte, pero es la entretención de la semana. Pero también hacen más cosas. Hace unos días vino un grupo de baile bien exótico a hacer un show para todos, y al terminar hicieron una BBQ (asado) con postre y todo. También hay un día que juegan tenis, ven películas en pantalla grande, hacen rifas, etc, etc. Es entretenida la vida en comunidad. No me había tocado vivir eso.

 

roadhouse

 

Los mejores atardeceres

Otro punto a favor de trabajar en esta Roadhouse en Australia es el cielo y los atardeceres. El cielo de noche es hermoso! Se ven mil estrellas y parte de la «milky way» como le llaman acá. Anoche nos bañamos en la piscina y podría haberme quedado toda la noche mirando hacia arriba si no fuera porque me empezó a dar frío. El cielo siempre me ha impresionado y las estrellas también. En 1 hora vi como 3 estrellas fugaces. Hermoso. Los atardeceres también lo son. Una cantidad de colores que te hacen pedir al sol que se detenga para poder quedarse mirando el atardecer eternamente. Me considero una «coleccionista de atardeceres», y aquí he agregado bastantes a mi colección.

 

roadhouse

La compañía es necesaria

Y es que debo hacer otra confesión….Me vine sola, sí, pero a los 5 días llegó una Holandesa que trabajaría también en la Roadhouse en distinto horario al mío (solo nos topamos un par de horas), quién se convirtió en además de mi compañera de casa, en mi amiga y mejor compañía estos días. Confieso que si ella no estuviera acá, quizás no podría seguir en este lugar. 

El trabajo termina a las 7pm por lo que después de eso estamos las 2 en la casa, conversamos, reímos, tomamos, vemos series y hasta estamos haciendo una dieta juntas (que no va muy bien jaja). Imaginen volver de la pega todos los días a esta soledad, con los «animalitos» que se meten en la casa sin que los llamemos, ruidos raros en la noche, ya sea por el viento u otros «animalitos». Me moriría de miedo y de soledad. Ella es mi compañía y yo lo soy para ella también. Y agradezco demasiado que esté aquí. En este pueblo hay una buena organización de actividades, pero es distinto ir sola y también dormir en una casa sola (y hablar los cahuines en la Roadhouse «sola» jaja).

roadhouse
(Sacando a los ratones. Dentro de la bolsa, está la jaula. Y las bufandas, para no aspirar el olor a ratón muerto jajaja)
 

Conclusiones

En fin. Se pueden contar muchas historias después de vivir en un pueblo como este. Y sí, con 5 semanas uno ya «está pagado» en el sentido de la experiencia de trabajar en una Roadhouse. Pero me quedan «5 semanas más» pues necesito juntar más dinero. Se me ocurrió la fantástica idea de comprarme la última Gopro (no me arrepiento) y un par de cosas más por lo que necesito recuperar la inversión. Por otra parte necesito  ahorrar un poco para el viaje que haré después de que termine mi visa en Australia, por supuesto, el sudeste asiático. 

Además, después de que trabajé acá, me daré unas semanas de break y recorreré un poco los alrededores con una amiga que conocí en Melbourne, por lo que también necesito «holgura» de dinero para eso. Pero vamos que solo queda la mitad! Sí, se puede! 

  
 Y no dejaré de repetir que, si tienen la posibilidad de trabajar en una Roadhouse, o en algún lado en el Outback Australiano, háganlo. No se arrepentirán. =)
 
 

¿Te gustó? ¿Trabajarías en una Roadhouse?
Cuéntame tus experiencias ! Te leo!

seguros de viaje

Los invito a seguirme en mis redes sociales

OTRAS ENTRADAS QUE TE PODRÍAN INTERESAR

Si te gustó el post, compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

shares